martes, 5 de abril de 2011

HABITUS EXTERIOR DEL BEISBOL


En la clase de clínica propedéutica en Medicina en el año de 1955, nos enseñaron que al entrar un paciente, debíamos echarle un vistazo en un orden, para formarnos una idea de ¿a quién vamos a tratar?
En el beisbol también aprendí cómo analizar al equipo contrario antes de empezar el juego, desde directivos, manager, coach, y jugador.
¿Porque los equipos negros ganaban el 60 % de los enfrentamientos con los equipos blancos?, por una sola cosa, porque iban a verlos jugar y sabían sus cualidades y sus defectos, ¡los conocían!
Los blancos creían que era rebajarse, ir a los parques de jugadores negros.
La mayoría de los negros aprendieron a robarse las bases y lo hacían con mucha astucia. En 1929, Willie Wells se robó el home en dos juegos seguidos contra las estrellas de las Ligas Mayores para demostrarles que ellos eran superiores a los blancos.
Monte Irvin y Roy Campanella no pudieron robarse el home en las Ligas Negras, pero en las mayores sí lo hicieron.
Hace ocho días John Virtud, director de International Media Center de Florida International University me escribió en donde me dice, que Monte Irvin piensa que Jorge Pasquel debe estar en el Salón de la Fama en Cooperstown, por lo que hizo; por los jugadores negros.
Monte Irvin
Uno debe observar los siguientes puntos de los jugadores del equipo contrario, antes de empezar el juego.

  1. Edad aparente
  2. Constitución
  3. Conformación
  4. Actitud
  5. Facies
  6. Movimientos normales
  7. Estado de la marcha
  8. Estado de la conciencia
1. La edad importa mucho, debemos saber que al joven, lo podemos poner muy nervioso, es muy fácil desesperarlo, intimidarlo, hacerlo enojar, entre mas joven es mas vulnerable, al acoso psíquico.
Después de 25 años, ya tienen más experiencia y capacidad de lucha. La edad máxima promedio a la que llega el jugador de beisbol es de 38 años, poquísimos son los que llegan a jugar de más de 38 años.
2. En la constitución se observará si es fuerte o es débil. En un encontronazo con uno de constitución fuerte, el débil puede salir lesionado y hay que evitar el encontrón. Uno se debe aprovechar del jugador débil y saber en qué jugada puede uno salir bien o lesionado
3. En la conformación podemos ver, si el cuerpo del contrario está íntegro, completo totalmente.
4. En la actitud es decir, la posición que toma el jugador. Debemos observar si se sienta normal o con mucho cuidado o si tiene algún problema, por ejemplo que no pueda estirar bien la mano, el brazo, o la pierna; que no pueda hacer el swing completo al batear o lo hace con dificultad, en estos casos también hay que sacar provecho de todo esto.
5. La facies, en este tipo hay cinco expresiones muy distinguibles en un jugador y debemos conocerlas:
 
Felicidad
Esta expresión siempre la debe tener todo nuestro equipo pues eso significa que esta seguro, que no sufre por  lo que viene, que es feliz al jugar y eso es lo que se necesita para hacer la jugada perfecta.

a) Felicidad. El secreto de la felicidad en el beisbol, es algo que se bautizo como “flujo. Se trata de un estado natural de conciencia, un estado de “experiencia óptima” que se produce cuando conseguimos estar totalmente embebidos en un partido de beisbol y logrando nuestros objetivos como pitchear un buen juego y ganarlo, hacer la agarrada inesperada, dar un tiro perfecto, dar el batazo a la hora buena de hit o home run o correr para llegar safe.
Durante el tiempo que dura el partido olvidarnos de todo, de todo, de tal manera que solo exista el gozo, el disfrute del partido, de lograr ganar un juego o un campeonato, incluso no sentir el tiempo y no  sentir el paso de las horas.
Para el jugador que fluye, el tiempo “vuela.
El jugador se funde con la actividad misma y pierden la conciencia de su propia identidad. Simplemente todo es beisbol.
Las situaciones que nos permiten fluir requieren un esfuerzo activo y concentrado. Se trata de  aplicar un conocimiento o una habilidad  en un partido.
El jugador  que fluye no es consciente de ninguna emoción positiva durante el partido. De hecho puede experimentar momentos de tensión o incluso pánico antes de llegar al final del juego.
Aunque al finalizar se dará cuenta de haber disfrutado y puede sentir ganas de repetir la hazaña. Pero al afrontar ese desafío, el jugador  habrá aprendido algo nuevo, habrá realizado parte de su potencial, habrá crecido. El flujo es la señal de esa conquista psicológica.
Tras ese fugaz destello de placer, no queda nada más que un bonito recuerdo, y algo de energía física
Cada jugador debe descubrir su propio camino hacia la felicidad del beisbol.
 
Enojo
Esta cara es muy frecuente verla en un pitcher al que le pegan de home run o cuando algún compañero hace un error.

b) Enojo. En el beisbol, es una de las armas favoritas para quebrar la mentalidad del jugador contrario. Hemos tenido este recurso en nuestras manos en juegos muy fuertes y decisivos para ganar un campeonato y hemos visto que es un instrumento poderoso.
Les voy a relatar un juego amateur que esta en mi libro MI RELIGIÓN Y SU DIOS TEOBOL que tuvimos de nuestro equipo Lonas el León contra la selección Juvenil Estatal de Puebla y que la manejaba un muy buen manager de Puebla, el Sr. Rodolfo ”Fito” Hernández; hay mucho atrás de este juego.
EL Sr. Fito y yo éramos enemigos, porque así es el beisbol y así lo sentíamos los dos. Previo al juego nos habíamos insultado ya que yo estaba suspendido por otra pelea y “Fito” había pedido que yo no jugara en este juego, pero el “Pipe” Juárez, mi manager le dijo:
- Si el Dr. Cervantes no juega, mi equipo no juega.
Como “Fito” deseaba ese juego, ya que le habíamos ganado un juego anterior, aceptó que yo jugara esto, días antes del partido.
Minutos antes del juego al dar el Line up al ampayer, “Fito” se acercó y los vio y dijo:
-El Dr. Cervantes no juega.
Me acerqué y oí y le dije:
-Tu “Fito”, ya habías aceptado que yo jugara, ¿por qué ahora te estas desdiciendo? o que te sientes muy influyente.-y me contesto:
-El que paga manda, (tenía buena posición económica e influencias)
Me pensé, lo tengo que hacer enojar y si lo logro es probable que lo traiga mareado todo el juego. - Yo le conteste- :
-Si tienes mil millones tienes dinero y si no eres un pendejo.
Había mucha gente alrededor, y total que aceptó que yo jugara.
El parquecito estaba lleno, el juego estaba en la parte baja de la 9ª y 2 a 0, a favor de la selección.
Teníamos hombres en segunda y tercera y venía al bat Bibiano 4º Bat, que no había podido dar de hit.
Cerca de donde estaba “Fito” Hernández, estaba también ahí Alfonso Domenzain que tenía una experiencia tremenda como jugador le dijo a “Fito” Hernández:
- ¡Pasa a Bibiano, dale la base por bolas!
“Fito” Hernández viendo la potencia con la que estaba tirando su pitcher Francisco Sol, y muy molesto contra mi, se sentía lastimado en su autoestima y en su dignidad y le contestó a Domenzain:
 - ¡No, lo va a dominar de nuevo!
Pasó a batear Bibiano y con esa experiencia de hombre grande para los juegos buenos, le sacó línea de hit por el center fielder. Yo estaba en la tercera de coach. Ya había entrado una carrera y el "Pipe" al dar vuelta sobre la tercera se caía. Yo creí que lo hacía a propósito, pues ya me habían contado que “Fito” era su padrino, además, que era coach de “Fito” en la selección. En esos momentos me acordaba de todo esto, viendo al "Pipe" caído en la tercera yo le gritaba:
- ¡O te levantas pronto o te rompo la madre!
Yo estaba muy angustiado, muy apurado.
El center fielder lanzó al home el tiro y venía derecho sobre el cátcher, pero Francisco Sol se interpuso y agarró la pelota. Se volteó a tratar de darla al cátcher, en esos momentos el "Pipe" llegaba barrido y empatábamos el juego. Hicieron los tres outs posteriormente; pero el juego estaba empatado y al final les ganamos.
Les diré a ustedes que esta Selección, sólo perdió dos juegos de exhibición contra nosotros y después salió campeón Nacional.
También hemos visto la actuación de grandes estrellas del beisbol y así cuando entrevistamos a Don Manolo Fortes nos decia:
Adolfo Luque estaba con los Gigantes y en el coach de primera, cuando el pitcher contrario lo estaba haciendo muy bien, él para hacerlo enojar y sacarlo de concentración le mentaba la madre, sin que nadie se diera cuenta y en algunas ocasiones se agarraba a trancazos con los pitcheres y al pitcher lo expulsaban.
Esto mismo yo lo aconsejo en mi Libro MI CEREBRO EN EL BEISBOL, y si el pitcher responde a la mentada de madre, ya lo sacaste de concentración y del juego, porque si se va a golpes contra ti, el umpire fácilmente lo expulsa.
Les diré que hay muchas y muy variadas formas de insultar al contrario y de humillarlo, para hacerlo enojar.
Por lo general, evitamos enojarnos porque nos hace sentir muy mal, por eso negamos, ignoramos o pasamos por alto situaciones que nos enojan. Socialmente al enojo no se le da un lugar; desde niños se nos moldea para no expresarlo y deslegitimar este sentimiento en nosotros mismos y en los demás.
De aquí que estemos convencidos de que “el que se enoja pierde” y que enojarnos es malo e incorrecto.
Lo peor es expresar el enojo con gritos, golpes, insultos y humillar. Esto le pasa muy frecuentemente al jugador joven.
Nos enoja todo aquello que nos hace sentir amenazados, en peligro físico o emocional porque nos lastima en nuestra autoestima y en nuestra dignidad.
El jugador reacciona de muchas formas, se vuelve implacable, intransigente tiene pensamientos que tienen que ver con venganza y represalia, fantasea con la idea de ser poderoso e invulnerable.
Lo que hace es negar que esté afectado, que se sienta amenazado y que lo que está pasando le duele. Hacerlo sentir mal y dolido, lo ubica en una posición de desventaja, de vulnerabilidad tan insoportable que opta por desvincularse de él mismo y del otro que lo lastimó, por lo que recurre a la agresión, legitimándola como la única forma de solución al enojo.
Enojarnos adecuadamente significa para empezar, el reconocerlo y ser conscientes de que lo que estamos sintiendo ante una determinada agresión es enojo. En la medida en que él reconozca que está enojado, en esa medida empezará a tomar acciones adecuadas para cambiar y superar lo que lo está haciendo sentir mal.
Ser conscientes de las reacciones mencionadas anteriormente, lo ayuda a tomar una segunda decisión muy oportuna y sabia: no actuar al calor del enojo y de aquí una regla de oro: “tome un rato para enfriarse”. El jugador enojado debe esperar a que pase esa primera emoción en donde la ofuscación que tiene es tal, que no puede pensar ni plantear con claridad su modo de jugar, con sus molestias y disgustos.
Para mejorar debe retirarse de la situación, si puede, respirar profundo, caminar, hacer algún ejercicio físico o técnica de relajación que le brinde las condiciones para estar conciente en el juego.
 
Miedo
Esta cara es la que deben tener los jugadores contrarios, porque con esta cara no actúan normalmente. Los reflejos, son más retardados y son con los que vienen los errores, porque no están concentrados y son presa fácil del equipo contrario.
El manager o jugador que sepa todo esto, puede aprovecharse de la ineptitud del contrario.
c) Miedo, con éste se pierde la capacidad de razonar, y se genera un prejuicio, piensa, muchas veces sin saber exactamente lo que está sucediendo, y genera una especie de fantasía mental.
No hace la jugada necesaria. Siente que tiene una situación de peligro y ejecuta cosas que son justamente las que no debería hacer. ¿Por que? Porque piensa sin saber lo que está sucediendo.
El miedo, en principio, tiene la capacidad de evitar que hagamos algo mentalmente. Él crea una situación de bloqueo, para cualquier proceso mental.
Hay jugadores que ante estas situaciones reaccionan con euforia (se ríen), hay otros que se entregan totalmente; (se dan por vencidos).
Cuando las personas están inconscientes del miedo, quieren huir de él y terminan haciendo, tonterías.
Al contrario, las personas que se enfrentan al miedo, pero se enfrentan conscientemente, terminan haciendo las cosas acertadas.
El miedo inhibe todas las funciones fisiológicas, o sea, cuando surge el miedo, se paralizan los procesos de razonamiento, frena los procesos de motivación, y se quedan sin condiciones para actuar por un instante, ni piensan, ni sienten, ni se conducen.
Esto es bueno, porque en el fondo lo que está sucediendo es una señal de que hay un riesgo y hasta que no sepan qué es eso, es mejor que se queden quietos.
Si observamos la situación detenidamente para saber lo que está sucediendo, y no huyen, entonces sabrán qué hacer.
El miedo puede ser utilizado como elemento de manipulación para subyugar, esclavizar y dominar a los jugadores contrarios.
De esta forma, el miedo no es malo, mala es la reacción que generan ante él, porque no han sido educados de forma correcta para encararlo.
El miedo forma parte de la naturaleza y tiene como función proteger, por increíble que parezca.
A lo que llegamos es que nuestro equipo debe causar miedo al contrario, se debe mostrar suficiencia ,capacidad en todo como buenos jugadores, buenos uniformes carros elegantes, instalaciones buenas, pitcheo dominante, buenos sueldos etc, etc.
El jugador debe, buscar equipos muy ricos, porque todo esto les dará a los equipos contrarios miedo de enfrentarse.
Disgusto
Esta cara es la que deben poner los del equipo contrario cuando se les da de homerun o de hit o bien, cuando hacen un error, este momento es el que se debe aprovechar para acabarlos, una burla, un gesto de desprecio, etc, etc.
Por favor esto sólo en el juego, fuera uno debe ser un caballero y ayudar en todo al prójimo, en todo lo que esté a nuestro alcance.
d) Disgusto. El sentimiento de disgusto puede aparecer durante el partido o al final, por un error o bien una derrota y el jugador llegar a tener como consecuencia el sentimientos de culpa.
Los sentimientos de disgusto aparecen como consecuencia de la frustración o por la apreciación de que se hacen inalcanzables los objetivos, afectando la autoconfianza, disminuyendo el esfuerzo, deteriorando la concentración de la atención como también abandonando las metas a lograr.
La presencia de la frustración puede tener a su vez múltiples causas que se relacionan con la acción inadecuada del jugador y hasta del propio manager o los compañeros de equipo. Basta analizar que en el béisbol lo más generalizado es la derrota.
Debemos decir que los beisbolistas de elevada experiencia tienen los mecanismos psicológicos y los sistemas de enfrentamiento lo suficientemente fuertes como para resistir los embates de un fracaso, mientras que otros presentan características que los predisponen con más facilidad al disgusto.
No obstante, el tema del disgusto ocupa a nuestro modo de ver un aspecto de interés en el trabajo de preparación mental del deportista.
Aquí la evaluación psicológica previa del deportista, permite establecer las estrategias de intervención que facilitan prever la ocurrencia de los sentimientos de disgusto.
El psicólogo debe buscar los sistemas de regulación, los cuales pueden abarcar desde la visualización, relajación hasta la reconstrucción consciente.
Extraer del disgusto la energía necesaria para convertirla y alcanzar las metas, forma parte de la tarea del psicólogo.
En algunos casos será más conveniente escuchar al deportista, permitirle la expresión de sus sentimientos y pensamientos y más que explicar las causas que han producido la aparición del disgusto.
 
Tristeza
Esta cara es la que tiene el jugador después de ser derrotado en un gran partido.
e) La Tristeza. Desactiva al organismo en situaciones difíciles, para una posterior recuperación. Este estado es transitorio.
Si algún jugador llega triste por algún problema familiar, si es un juego de campeonato, hay que aprovecharse hasta de esto.
6. Movimientos anormales, por ejemplo que no pueda tirar bien la pelota, que no pueda hacer el swing normal de bateo, que no pueda correr normal.
Si esto le sucede al tercera base, al pitcher, al primera base o al segunda base entonces se les puede pegar toque adonde está el jugador lesionado.
Si el jugador lesionado esta corriendo, se le puede dar mas atención por ejemplo: primero hacer el out al más veloz y luego al lesionado, ¡en caso de ser necesario!..
Hay jugadores que están temblando, eso sucede cuando tienen miedo o bien tienen tics (movimientos involuntarios y conscientes que producen un gesto o un movimiento de la vida ordinaria), estos movimientos los tiene el jugador nervioso y por supuesto con miedo.
La respiración también se afecta con el enojo, el miedo y puede ser muy rápida y superficial, el jugador esta angustiado con una sensación de opresión en el pecho; siente que le falta el aire, no oxigenan su cuerpo normalmente y esto les produce en el cerebro, que no coordinen bien sus ideas, y por supuesto con esto vienen los errores, a este tipo de jugadores es muy fácil vencerlos.
7. Estado de la marcha, cuando nosotros vemos que un jugador anda cojeando, se debe aprovechar este punto de debilidad, como lo dijimos en el punto anterior.
8. Estado de la conciencia, debe ser de euforia de felicidad para nuestro equipo. De depresión o bien de indiferencia, para el equipo contrario. Y como hemos dicho, de todo esto se debe sacar provecho.
Puebla, México, 13 de junio de 2005

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada